El principal objetivo del  seguro de vida es garantizar la protección de los dependientes económicos.

Situaciones graves como la invalidez o el fallecimiento pueden causar inestabilidad en los ingresos familiares o incluso poner en riego el patrimonio; por esta razón es importante contar con mecanismos que aminoren los efectos negativos en el plano financiero y la herramienta más funcional en este contexto son los seguros de vida.

Hay situaciones graves como la invalidez o el fallecimiento que pueden causar inestabilidad en los ingresos que percibimos o incluso poner en riesgo nuestro patrimonio; por esta razón es importante contar con mecanismos que aminoren los efectos negativos en el plano financiero y la herramienta más funcional en este contexto son los seguros de vida.

El principal objetivo del seguro es garantizar la protección de los dependientes económicos; actualmente la oferta de pólizas es muy grande, por lo tanto resulta fundamental conocer los puntos clave que nos ayuden a elegir el que se ajuste a nuestras necesidades reales:

  1. Familiarízate con el vocabulario. Es importante conocer algunos términos que te ayuden a tomar una buena decisión. La póliza, es el documento que contiene las normas generales, y la suma asegurada refiere al monto máximo que te pagarán si ocurre el siniestro amparado.
  2. ¿Qué quieres asegurar? Existen seguros de desempleo, gastos médicos, autos, inmuebles o personale; prioriza tus necesidades y se prospectivo, analiza qué cosas o quiénes son vulnerables.
  3. Dependientes económicos. Considera si tienes hijos pequeños o si están estudiando, eres soltero o jubilado; cuantos ingresos además del tuyo comprometerá.
  4. ¿Qué cobertura tiene? Comúnmente las coberturas son por muerte, daños a terceros o invalidez; sin embargo, puedes optar por enfermedades terminales o graves o bien, gastos funerarios. Se sugiere que la cobertura vaya de 5 y 8 veces el ingreso actual.
  5. Define tu presupuesto. Piensa cuanto ganas y cuanto puedes destinar para el pago del seguro. Afortunadamente ya existen los diseñados bajo un esquema de protección que permita a bajo costo y con flexibilidad en el pago de prima.
  6. Revisa opciones. La aseguradora puede ser un banco o una empresa especializada, considera la trayectoria,presencia en la ciudad y país, precios y cuál es su fuerte en el sector.Debe contar con oficinas físicas y sitios web, además de medios alternativos de comunicación.
  7. Busca asesoría. Existen agentes y corredores de seguros. Los primeros son personas que te orientan sobre los tipos existentes y te hacen un plan a la medida, pero los corredores son intermediarios de varias compañías, que se dedican a comercializar contratos y pólizas.
  8. Compara. Muchas veces la decisión por un seguro ínicamente se ve motivada por el precio; sin embargo, lo ideal es hacer una evaluación de las ventajas y desventajas de cada opcion.
  9. Organiza tus ingresos. Busca planes de pago que no comprometa otros gastos necesarios en tu familia, es necesario organizarte, tal vez puedas pagarlo quincenalmente o en dos pagos al año.
  10. Beneficiarios. Aclara el nombre y porcentaje que se les otorgará, recuerda que no pueden ser menores de edad. Evita intermediarios, si designas a alguien más para entregar la suma asegurada esta acción solo es una obligación moral.